Qué funciones tiene una cuidadora de ancianos

Las cuidadoras de ancianos suelen contar con diversas funciones. Así, en un momento podrían encontrarse administrando la dosis apropiada de un medicamento, y en otro momento limpiando la alfombra o comprando alimentos.

Y es que los cuidadores son los encargados de garantizar la continuidad de la atención que requieren las personas mayores.

Así, se puede decir incluso que la función del cuidado de personas mayores Mallorca resulta esencial para asegurar que las personas dependientes tengan la oportunidad de disfrutar de la mejor calidad de vida.

¿Cuáles son las funciones de las cuidadoras de personas mayores?

El trabajo de las cuidadoras de ancianos abarca un amplio espectro del día a día de las personas mayores; sin embargo, pese a eso, resulta útil señalar cuáles son realmente sus principales funciones para que las personas puedan entender en qué consiste su labor:

1.      Atender a los adultos mayores

Como resulta evidente, la función principal de cualquier cuidadora de ancianos consiste en garantizar la seguridad y bienestar del adulto mayor a su cargo; por lo que al encontrarse dentro de su hogar, las cuidadoras tendrán analizar todo el espacio con el fin de detectar cualquier cosa que podría llegar a representar un riesgo y en consecuencia, poder tomar las medidas necesarias.

atendr adultos mayores

Asimismo, considerando que las cuidadoras se encontrarán junto a los ancianos durante todo el tiempo por el cual sean contratados sus servicios, a lo largo de todo ese periodo tendrán que encargarse de atender cada una de las necesidades que ellos podrían llegar a presentar, asegurándose siempre de prevenir cualquier posible riesgo de caída, y/o lesión.

2.      Apoyar sus necesidades básicas

De igual manera, otra de sus funciones consiste en apoyar a las personas de la tercera edad en cuanto a las necesidades más básicas que pueden tener, por ejemplo, su alimentación, aseo personal, vestirse, salir de paseo, acudir a consultas médicas, entre otras cosas.

Es decir, todas aquellas cosas que puedan ser necesarias para garantizar su bienestar, y evitar el riesgo que podría suponer el intentar realizar las cosas sin ayuda.

En este sentido, resulta preciso tener en cuenta que al llegar a ciertas edades, los adultos empiezan a perder autonomía en diversos aspectos, motivo por el cual existen ciertas cosas que no tienen la capacidad de hacer del mismo modo que en el pasado, y es precisamente en esos casos donde es fundamental la ayuda de las cuidadoras, ya que se aseguran de que logren realizarlas de manera segura y apropiada para ellos.

3.      Ofrecerles compañía

Aunque podría parecer algo bastante evidente, lo cierto es que también es apropiado mencionar que las cuidadoras se encargan de igual modo de ofrecerle compañía a los ancianos dentro de su hogar, y es que en numerosas ocasiones, los adultos mayores podrían no presentar ninguna limitación de movilidad o patología, pero sus familiares no tienen el tiempo necesario para acompañarlos a lo largo del día, algo que puede terminar deprimiéndolos.

Por lo que, en esos casos, las cuidadoras de ancianos se encargan de acompañarlos a hacer actividades tan simples y cotidianas como ver televisión, realizar las compras, salir a pasear, etc.

4.      Suministrarles la medicación

En muchos casos, para los ancianos no resulta agradable tener que tomar medicación, y también podría ocurrir que a sus familiares les resulte difícil dárselos; sin embargo, al contratar los servicios de una cuidadora esto puede ser más sencillo, ya que entre sus funciones se incluirá el tener un cuidadoso control de las medicinas que tienen que tomar los adultos mayores, y se las suministrarán de acuerdo a las indicaciones de su especialista médico.

Así, las cuidadoras se asegurarán de prestar especial atención a las dosis, horarios y/o, posibles efectos secundarios, etc., de los medicamentos; ayudando de este modo a que los familiares de la persona mayor puedan sentirse más tranquilos en este aspecto.

5.      Elaborar un eficaz plan de cuidado

Cuidar a un adulto mayor no implica únicamente que las cuidadoras acudirán a su hogar y le harán compañía por algunas horas, sino que consiste en una labor mucho más complicada de lo que la mayor parte de las personas pueden llegar a imaginar.

Y es que las cuidadoras de ancianos también tiene la función de elaborar un plan de cuidado que se ajuste por completo tanto a la condición como a las necesidades de la persona mayor bajo su cuidado; esto con el fin de poder cerciorarse de ofrecerle cada una de las atenciones que puedan necesitar, en el momento apropiado.

Cabe señalar que dicho plan consiste en una especie de calendario que cualquier buena cuidadora tiene que realizar, con el fin de poder determinar cuántas horas de apoyo requiere cada anciano.

6.      Ayudar con la limpieza de la casa

En aquellos casos donde los ancianos viven solos y/o alejados de sus familiares, suele ser común que sus seres queridos apuesten por contratar los servicios ofrecidos por las cuidadoras no solo para que ayuden en cada uno de los puntos anteriores, sino también para que se encargue de la limpieza de la casa.

persona limpiando

Y es que existen numerosas tareas que los adultos mayores no logran hacer, pero al tener el apoyo de una cuidadora no tendrán que preocuparse por hacerlo.

Para terminar, se puede decir que en general, las anteriores consisten en las funciones básicas que tiene una cuidadora de ancianos, y para las cuales es posible contratar sus servicios.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.