¿Cómo arreglar una cremallera rota?

Uno de los problemas más comunes al colocarse un pantalón, vestido o falda, es que las cremalleras se rompan. Lo cual se complica más cuando se rompe fuera de casa, y no hay manera de cambiarse la prenda.

Sin embargo, existen varios trucos que pueden facilitar el arreglo de la cremallera rota para no tener que sustituir la prenda, y dejar de preocuparse porque se abra en cualquier momento.

Consejos para arreglar la cremallera

Una de las partes que más fácil se rompe es la cremallera, sobre todo por el constante uso, y por la calidad de la prenda. Aunque la fabricada en metal cuenta con una buena resistencia, es inevitable que no se rompa en algún momento.

Ante esta situación, hay varias maneras de actuar, dependiendo del problema que presente la cremallera, para repararla de inmediato, y no tener que desechar la prenda.

Si la cremallera no cierra

Al momento de tratar de cerrar la cremallera y esta se abre, quiere decir que existe un mal agarre de los dientes. Para solucionar este problema, se tiene que ajustar nuevamente en su lugar.

Con unas pinzas o tenazas pequeñas, hay que apretar la base para recuperar el agarre de los dientes. Ambos lados se deben oprimir con una leve presión, de lo contrario se romperá. Lo más recomendable es probar de forma suave, e ir probando hasta que la cremallera no se abra más.

Si se sale de la cremallera

Otro problema habitual es que el carro se salga de la cremallera. Esto puede ocurrir porque la cremallera pierde el tope y se sale del carril, o porque pierde los dientes y se desliza por completo.

La solución en este caso es colocarlo otra vez en su lugar. Para esto, se abre un pequeño agujero entre los dientes de arriba, gracias a esto es fácil abrir un poco la línea entre ellos, y enganchar de nuevo.

Si la cremallera es de enganche, no hace falta abrir el agujero en la línea contraria. En caso contrario, si no es de enganche, el mismo corte en los dientes de arriba debe estar en ambos lados.

Para terminar, se cosen los cortes para que no vuelva a salirse de la cremallera.

Si el tope se estropea

También puede ocurrir que el tope de la cremallera se estropee, provocando que se salga el carro.

Cuando esto ocurre, lo más recomendable es fabricar uno nuevo. En el mercado hay una gran variedad de piezas o topes metálicos que se pueden colocar apretados, al pie de la cremallera.

Es una alternativa económica, y sencilla de colocar para resolver este problema. O bien, los usuarios pueden crear el tope usando un retal de tela gruesa cosido en el extremo de la cremallera, y donde antes estuvo el tope.

Si el cierre es pequeño, con algunos puntos de hilo grueso es suficiente.

Si la cremallera se atasca

imagen cremallera articulo

La cremallera atascada es un problema habitual con esta pieza, ocurre la mayoría de las veces por falta de lubricación. Rayando la parte interna de la base, usando un lápiz de grafito es posible lubricar el mecanismo.

Si el problema es la dureza de la cremallera a la hora de subirla o bajarla, la solución es tomar una vela y frotarla a lo largo del cierre para facilitar que se deslice. O bien, usar vaselina, un producto ideal para lubricar.

Trucos para arreglar la cremallera

Existen varios trucos muy útiles para arreglar temporalmente la cremallera cuando se está fuera de casa. En el caso de notar que la cremallera se abre sola, quiere decir que la pata que frena el carro se estropeó. Para arreglar este problema, se puede usar el truco del papel.

Hay que coger un papel pequeño, subir el carro hasta la parte superior, y colocar el papel en la boca del carro. El truco del aro también es muy útil para solucionar problemas con la cremallera.

Se recomienda cuando el tirador se rompa o salga, impidiendo que se pueda subir o bajar el carro. Para este truco, se necesita el aro del llavero, ya que va colocado en el lugar donde estuvo el tirador. Un clip puede funcionar igual de bien para bajar, o subir la cremallera.

Otro truco bastante bueno es el truco del tenedor. Si el carro se sale de la cremallera, se puede colocar otra vez colocándolo entre los dientes del tenedor, y después introducir los pistones hasta que entren nuevamente en el cursor.

Con esto se emparejan ambos lados del cierre, y ya por último, se puede usar el truco de la pajita. Consiste en elaborar un tope temporal para el carro que se ha salido de la cremallera.

El trozo de pajita se corta en el mismo sitio que el tope anterior, facilitando el enganche en la cremallera, por ser plana y dura.

Aunque son trucos que ofrecen una solución temporal, resultan de gran utilidad para arreglar los problemas con la cremallera, cuando no se puede utilizar ninguna de las primeras soluciones indicadas más arriba.

Siguiendo estos consejos y trucos, arreglar los problemas con la cremallera de la prenda es un proceso más sencillo y rápido, permitiendo volver a cerrar la cremallera, y evitar así situaciones vergonzosas.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.