¿Por qué el trabajo de escort requiere tanto ingenio?

He pasado años de mi vida escuchando en todo tipo de antros que el trabajo ese de las putas es bastante desagradable. Dicen que las mujeres que se introducen en ese mundo son unas paganas llenas de pecados, que tienen que vender su dignidad y también acostarse con clientes que muchas veces desearían que ni las tocaran, pero sin embargo puedo asegurar que muchos de esos testimonios están errados.

Ser escort es un trabajo como otro cualquiera

Es cierto que un gran porcentaje de las mujeres que trabajamos como escorts venimos de barrios bajos o simplemente se nos ha presentado una situación difícil en la vida. Pero también es cierto que muchas de las que trabajamos como escorts en Madrid lo hacemos por gusto.

Puede sonar raro para personas de mentes cerradas, pero la idea de ganarse la vida teniendo sexo, que es una necesidad para la humanidad y uno de los mayores placeres sino el mayor, no es una idea que suene nada desagradable.

Sin embargo, para sacarle el máximo provecho a este empleo debemos ingeniárnosla y ser bastante más inteligente que la mayoría que se planta en una avenida a enseñar la pierna y dar una mamada por un par de euros.

Debemos saber elegir a los clientes y sobre todo aparentar que no somos tan putas, al menos no vernos vulgares.

Quienes contratar una escort

Debes saber que los borrachos y los hombres con poco sexo no son los únicos que quieren contratar a una escort para sus necesidades.

También hay una gran lista interminable de hombres adinerados que se la pasan buscando mujeres jóvenes y hermosas para presumirlas entre sus otros amigos o compañeros de negocios. Estas son las mujeres que se conocen como damas de compañía, putas iguales al fin pero ellas si saben disfrutar de los beneficios de este empleo como succede en Hott Escorts en Madrid.

Hay una gran diferencia entre ser una puta y una dama de compañía, primero el nombre que va donde una prostituta aparte de ser asqueroso se refiere a una mujer a la cual pagas por un servicio y después de cierto tiempo se te acaba el saldo y adiós, que pase el próximo borracho.

En cambio, una dama de compañía es una mujer que recibe mucho dinero por acompañar a un hombre a lujosos hoteles y viajes de negocios, disfrutando por supuesto de todos los beneficios que representa el hecho de salir junto con un hombre adinerado.

Las damas de compañía se llevan la mejor parte ya que estos viejos suelen ser cuanto menos más interesantes que los borrachos del bar, con ellos puedes tener una conversación, aparte de que todos están claros de lo que hacen y no tienen prejuicio alguno contra una escort.

Sin dudas las chicas que se inventaron eso de ir viajando en yates, y además de ello ganar un pastón son, unas verdaderas genios. Han visto que es tan parecido a que tu novio con dinero te lleve de paseo a la playa y tú solo tienes que follar con él y darle besitos todo el viaje, sin dudas todo un chollo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *