El Cipotegato es una de las fiestas más conocidas de Tarazona

El Cipotegato da inicio a las Fiestas Generales de Tarazona que se llevan a cabo con el propósito de honrar a San Atilano, las cuales se realizan desde el 27 de agosto hasta el 1 de septiembre, siendo el 28 el día de Fiesta Mayor, dado que se celebra el traslado de las reliquias del Santo hacia la ciudad de Tarazona, un suceso que ocurrió en 1644.

El Cipotegato se encuentra dentro de la cultura aragonesa y española

Desde ese momento varia no solo la fecha, sino también la razón por la que se celebra la festividad Mayor, lo cual se debe tanto a la importancia que supone tener la reliquia de San Atilano, como por ajustarse de mejor manera al calendario de los trabajos agrícolas, dado que el Corpus coincide justamente con el período de cosecha y a finales del mes de agosto las labores en el campo no suelen ser tan fuertes.

Al cambiar la fecha en la que se realiza la Fiesta Mayor, es muy posible que con el paso de los años cambiaran igualmente ciertos elementos que pudieron haber sido propios de la celebración, como por ejemplo, el personaje conocido como “El Cipotegato”.

La figura del Cipotegato no está relacionada a las autoridades eclesiásticas como ocurría en el siglo XVIII, sino a la Corporación Municipal, además de que ya se encuentra estrechamente vinculada a las festividades que se realizan el 28 de agosto para conmemorar el traslado de la Reliquia del Santo patrono. Este personaje siempre aparece públicamente como algún tipo de evento anterior del Día de Fiesta Mayor, debido a que interpreta su papel de “bufón” con los más pequeños el día 27 de agosto, lo que quiere decir que el Cipotegato aparece durante la víspera de la celebración, llevando a cabo un recorrido a través de las calles de Tarazona el cual acaba en la Casa Municipal.

El Cipotegato era un bufón de Tarazona

Desde el inicio de esta celebración, se confirma la intervención de este personaje, al verlo en compañía de la Corporación Municipal, durante la Procesión de la Reliquia del San Atilano, realizada usualmente el 28 de agosto, de la misma manera en que es llevado a cabo en la actualidad, contando no solo con los mismos componentes, sino también con la presencia de los miembros del Ayuntamiento, quienes son presididos por el Alcalde, el cual a su vez es precedido por el Cipotegato.

Es posible considerar al Cipotegato de Tarazona, como una continuidad de las celebraciones que organizadas y reglamentadas por parte de las autoridades eclesiásticas durante la Edad Moderna, siglo XVI y XVIII, provienen claramente de viejas tradiciones culturales pertenecientes al Medioevo, aunque su origen no es fácil de establecer.

No obstante, dicho vínculo con la historia local, a pesar de ser oscuro, se puede percibir en cualquier momento, ya que ayuda a brindar una razón de ser a esta expresión tradicional, la cual está relacionada a la historia y tradición, formando un atractivo cultural que sea tan digno y tan atrayente como es el de las manifestaciones populares más celebradas y conocidas de esta Comunidad Autónoma.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *